Infancia

Nací, crecí y estudié fuera de Santiago…y eso marca la biografía de cualquiera en Chile.  Me crié en Viña con mis padres (Alfredo y Beatriz) mi hermana (Manola) y mi abuela (Rosa).  Mis padres Son profesionales, primeros de su generación y alcanzaron a estudiar gratis.

Niña

Fue una infancia tranquila, siempre en el mismo barrio, en el mismo colegio y con amigas que hice desde esos años y que hoy son mi círculo de hierro. Fue en esa época, el año 81, que nos trasladamos a vivir un año a Inglaterra.  Curiosamente pese a estudiar en un colegio privado en Chile, en Inglaterra fui a una escuela pública, la que quedaba más cerca de la casa. Allí conocí la disidencia, la libertad pública de expresión, las tribus urbanas…no era sólo otro país para una niña de 10 años, era otro mundo.

Concepción

Decidí estudiar periodismo porque me alucinó el fenómeno de la comunicación…que ojo, antes era sin internet.  Quizás con el tiempo fui entendiendo que mi atracción hacia ese oficio era el rol social que cumple.  Tener la información, conocer el contexto, formarse una opinión no sólo es una necesidad…es fundamental para una mejor vida.

Con Aravena

Así es como llego a estudiar a la Universidad de Concepción…Pase parte de mis mejores años allá, pese a que nunca me acostumbré a su frío húmedo…estoy orgullosa de haber estudiado en la Universidad de Concepción.  Fueron años de cambios…allí salí de la burbuja…compartí con personas -hoy grandes amigos- de barrios y condiciones económicas muy distintas.  Siempre que miro esa época entiendo que de no haber sido por esa universidad, quizás nunca me habría encontrada con el gran compañero de mi vida…Pablo Aravena.

Con Aravena e Hijo

Fue en Concepción donde enfrenté uno de los momentos más duros…un embarazo sorpresivo que cambió todo. Con él me enfrenté a lo que significa ser mujer en Chile…la criminalización del aborto, como los hijos definen que somos y que podemos hacer, como las labores de cuidado caen sólo en nuestros hombros…como somos ciudadanas de segunda clase.  Esa fue mi primera rebeldía…ese fue el primer paso a la política.

En Medios

Más adelante y ya en Santiago, tras varios años en los medios de comunicación, fui entendiendo mi rol como periodista, distinto.  ¿Qué quería comunicar? ¿Cómo comunicarlo? La objetividad no existe y la noticia no se justifica sin un contexto.  Creo que siempre he jugado un rol político.  Creo que la política no está ajena a lo que hacemos cotidianamente.  Entendí que la política no es sólo ejercer el poder y buscar siempre estar en una papeleta…entendí que la política es soñar colectivamente el país que queremos.

Lanzamiento Plaza Italia

Por eso finalmente estoy acá…por eso me involucré.  No quería seguir individualmente -detrás de un micrófono, desde la radio- hablando de un mejor Chile…quería hacerlo colectivamente, quería juntarme con otras personas que buscan lo mismo…y las encontré.  Y creo finalmente que hay que “quemar las naves” por lo uno cree…